Vie. Jun 14th, 2024

Con la presencia de las principales personalidades del ámbito científico, la Fundación Bunge y Born distinguió a la Doctora en Bioquímica Raquel Chan; y a los doctores en Ciencias Biológicas Gabriela Soto y Federico Ariel.

Ellos son tres relevantes científicos argentinos, destacados a nivel internacional en agrobiotecnología, disciplina que aplica métodos y conceptos de la biología molecular al mejoramiento de alimentos como cereales, verduras y frutas.

Es la 60.º entrega de premios en forma ininterrumpida a científicas y científicos argentinos.

La Fundación Bunge y Born entregó sus Premios Científicos 2023, a tres relevantes investigadores en Agrobiotecnología. El emotivo acto, en el que se celebró la edición número 60 del Premio, se realizó anoche en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

La ceremonia contó con la presencia del Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Daniel Filmus; el secretario de Articulación Científico Tecnológica, Juan Pablo Paz, la presidenta del CONICET, Ana Franchi, y autoridades del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y de las universidades donde desarrollan su tarea los premiados.

Tomaron la palabra, en representación de la Fundación Bunge y Born, su presidente, Jorge Born y su Director Ejecutivo, Gerardo della Paolera.

En el inicio del acto, Jorge Born expresó: “Siento un enorme orgullo de seguir apoyando a quienes empujan las fronteras del conocimiento, como lo hacemos desde hace sesenta años. Por eso, ratifico nuestro trabajo en pos del progreso del país. En estas décadas, Argentina ha tenido cambios profundos, crisis y mega crisis; pero nuestro compromiso con la ciencia no se ha modificado. Seguiremos en este camino, porque hay un pacto bicentenario entre el avance de nuestra ciencia y el progreso de nuestro país”.

A su tiempo, la ganadora del Premio Fundación Bunge y Born 2023, la Doctora Raquel Chan, aseguró: “Cuesta explicar por qué la ciencia es importante, porque es algo muy obvio y está delante de nuestra vista. La ciencia está en la electricidad que nos ilumina, en los teléfonos a través de los cuales nos comunicamos, en los materiales de las sillas en las que nos sentamos, en nuestra comida diaria, y en la vida y la salud que tenemos. Los países que tienen un sistema público de ciencia son soberanos y deben ser nuestros modelos, no aquellos que consideran a la ciencia un gasto y no una inversión”.

Asimismo, explicó: “Yendo a mi disciplina particular, el crecimiento de la población mundial requiere una mayor producción de alimentos y energía. Tenemos que hacer mucho más para producir más alimentos, en forma sustentable, con respeto por el medioambiente y, sobre todo, cuidando el agua, nuestro recurso más precioso. La falta de agua es el factor más limitante de la agricultura y produce el 50% de las pérdidas a nivel mundial. Tenemos que hacer mucho más de lo que hicimos, y este premio nos compromete a ello, compromiso que asumo”.

En cuanto al Premio Estímulo 2023, uno de los ganadores, el Doctor Federico Ariel, desde París, Francia, expresó: “Quiero agradecer a la Fundación Bunge y Born y al jurado. Felicito a Raquel, mi directora de Tesis doctoral, y a Gabriela, con quien tengo el gusto de compartir este premio. Agradezco a las instituciones que acompañaron este recorrido científico, y en esta nueva etapa de transformación de nuestros desarrollos en tecnología para la agricultura sustentable”.

“Al CONICET que nos ha respaldado en este desafío, a mis equipos de investigación, al Instituto de Agrobiotecnología del Litoral, y al equipo de Apolo Biotech, que es nuestra empresa de base tecnológica, y a las instituciones públicas como la Universidad Nacional del Litoral, y todas aquellas que participaron y nos siguen apoyando”, detalló Ariel.

La otra ganadora del Premio Estímulo 2023, la Doctora Gabriela Soto, sostuvo: “Es un honor también compartir esta distinción con Federico, referente de nuestra generación, y especialmente recibirlo mientras Raquel es galardonada con el premio mayor, le da más fuerza y valor a mi distinción. Raquel es una científica y una mujer que inspira”.

Además, aseguró: “En estos momentos particulares de nuestro país, reflexiono sobre la importancia de hacer ciencia en Argentina. Generar conocimiento no solo enriquece nuestra comprensión del mundo, sino que nos otorga independencia, autonomía y libertad para definir agendas y explorar nuevas posibilidades de mejoramiento, innovación y desarrollo tecnológico”.

“Al generar conocimiento, nos situamos en la vanguardia del progreso, y nos volvemos capaces de diseñar soluciones estratégicas, creativas e innovadoras frente a innumerables desafíos. Considero que respaldar e invertir en investigación científica de calidad es fundamental para el desarrollo de cualquier país. Tengo 43 años, hice toda mi carrera en democracia, con altibajos en la valoración científica, pero me siento una privilegiada porque pude elegir llevar adelante toda mi carrera en Argentina, y eso, en mi opinión, también es digno de celebrar y de valorar”, concluyó Soto.

El Ministro Daniel Filmus felicitó a la Fundación Bunge y Born y a los premiados: “En 60 años y en un país tan cambiante, es un orgullo que una fundación haya mantenido el norte, y a través de este premio reconozca la capacidad de nuestra gente en materia de ciencia y tecnología”.

Y agregó: “Felicito a Gabriela, a Federico y a Raquel, merecedores de este premio; y felicito a las instituciones que hicieron posible este reconocimiento, porque detrás de cada uno, de cada una, está el CONICET, la universidad pública que los formó y las instituciones como el INTA”. Y destacó la relación público-privada: “Hay una investigación básica, que mayoritariamente la desarrolla el Estado. Pero sin lugar a dudas, es la articulación público privada la que merece ser reconocida a través de este premio”.

“Houssay, nuestro primer Premio Nobel, el que imaginó el CONICET, decía que los países ricos lo son porque invierten en ciencia y tecnología, y los pobres lo son porque no invierten. La ciencia no es cara, cara es la ignorancia”, recordó el titular de la cartera científica”.

Para finalizar el acto, el Director Ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, Gerardo della Paolera, dijo:

“Desde la Fundación Bunge y Born trabajamos en las áreas de educación, cultura, ciencia, salud y sustentabilidad desde el método científico; en equipo abierto, pluralista y experimental, con la mirada puesta en el futuro. Tomamos riesgos con el diseño de prototipos basados en evidencia y los validamos en distintos puntos del país. Estas evaluaciones de impacto, a microescala y a largo plazo, quedan a disposición para ser consideradas y escaladas en el ámbito de las políticas públicas, para el desarrollo de nuestra sociedad. Es un orgullo ser una de las pocas instituciones que encaran estos modos científicos de intervención, que requieren una importante inversión social”.

La información sobre los premios y cada uno de los premiados: https://www.fundacionbyb.org/premios-cientificos-2023

60 años de Premios Fundación Bunge y Born

Se entregan ininterrumpidamente desde 1964, siendo uno de los reconocimientos más importantes del ámbito científico nacional. Son un reconocimiento a la trayectoria y los aportes de destacados científicos argentinos. El Premio Estímulo, que destaca los aportes de investigadores más jóvenes, se entrega, ininterrumpidamente, desde 2001.

https://www.fundacionbyb.org/premios-cientificos-2023

Entre las figuras galardonadas se destacan el Premio Nobel argentino Luis Federico Leloir (1965, Medicina), e investigadores como: Roberto Salvarezza (2012, Química), Gabriel Rabinovich (2014, Medicina Experimental), María Beatriz Aguirre-Urreta (2016, Paleontología), Carlos Balseiro (2017, Física), Víctor Yohai (2018, Matemática), Sandra Díaz (2019, Ecología), Diego de Mendoza (2021, Microbiología), Galo Soler Illia (2022, Nanociencias).

Todos los años la Fundación Bunge y Born conforma un Comité de Selección y un Jurado, integrado por destacados científicos nacionales e internacionales, para definir los premiados de cada categoría. Ese comité elabora una terna de candidatos para las dos categorías, de donde luego el jurado escoge a quienes, indiscutiblemente, se destacan en el país, en esa rama científica. Tanto los premiados, como el resto de la comunidad científica, desconocen quienes compiten por el premio cada año.

Los ganadores

La ganadora del Premio Fundación Bunge y Born 2023 en Agrobiotecnología es la Doctora en Bioquímica Raquel Chan, especialista en biología molecular y celular de plantas, así como en ingeniería genética.

Entre sus principales logros se encuentran: la cocreación del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (CONICET-Universidad Nacional del Litoral), un espacio de primer nivel para estudios e investigaciones en ciencias biológicas en la ciudad de Santa Fe, junto con los doctores Daniel González y Alberto Iglesias. También, haber aplicado ciencia básica en agrobiotecnología, para conseguir importantes resultados y crear productos de mercado que ya son utilizados en distintos países. En particular, la tecnología HB4 de tolerancia a estrés por déficit hídrico en girasol, y luego incorporarlo a la soja, trigo y maíz para sostener rendimientos en climas adversos y sequía.

El jurado sostuvo: «La trayectoria de la Doctora Raquel Chan es la de una científica descollante en el sistema de ciencia y técnica nacional, y reconocida internacionalmente. Es pionera a nivel mundial, no sólo en cuanto a generar factores de tolerancia a estrés hídrico en cultivos, sino también en cuanto al éxito de la transferencia de resultados científicos de alta calidad al desarrollo de productos agrobiotecnológicos necesarios para sostener la agricultura en un contexto de cambio climático desfavorable. Ha registrado nueve patentes, producto de la investigación que desarrolla junto a su equipo, ha publicado cerca de 100 trabajos en revistas especializadas, y ha sido muy activa en la formación de recursos humanos».

En cuanto al Premio Estímulo 2023 en Agrobiotecnología, uno de los ganadores es el Doctor Federico Ariel, quien se dedica a la investigación biotecnológica de las plantas para el desarrollo de nuevas técnicas saludables que reemplacen los pesticidas en el cultivo de hortalizas y frutas. Su equipo utiliza tecnología no transgénica mediante el uso del ácido ribonucleico (ARN) de interferencia, que permite que las plantas desarrollen moléculas específicas para lograr inmunización frente a hongos, insectos o virus, con el fin de potenciar la productividad de los cultivos de manera respetuosa del ambiente y la salud humana. Los resultados obtenidos hasta el momento, abren un nuevo campo en el sector agrícola a nivel mundial.

El jurado sostuvo: «El premio se basa en su destacada producción científica, y por haber iniciado un camino de generación de insumos agrobiotecnológicos altamente innovadores y prometedores, introduciendo en el mercado nuevas tecnologías disruptivas».

La otra ganadora del Premio Estímulo 2023 en Agrobiotecnología es la Doctora en Ciencias Biológicas Gabriela Soto, con una amplia labor de investigación, desarrollo e innovación en genes de interés agronómico, centrándose en la alfalfa. Su equipo trabaja en variedades que permiten mayor producción sostenible, para semilleros, productores y consumidores. Cuenta con tres patentes de carácter internacional. Recientemente, uno de sus desarrollos ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Para el jurado:

«El premio se basa en su destacado liderazgo en importantes desarrollos biotecnológicos, los cuales ya han sido transferidos a empresas, optimizando estrategias de edición génica para mejoramiento vegetal».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *